top of page
Buscar
  • Foto del escritormonicademartin

ÉTICA DE LA TRADUCCIÓN E INTERPRETACIÓN

Blogs in different languages. Today's entry is in Spanish.


Los traductores representan, con mucha competencia y talento, todas las escuelas del pensamiento, toda la variedad de sensibilidades que hacen la riqueza de la humanidad. Encarnan lo que nos une, esos valores esenciales que queremos defender y promover. Hagamos del siglo XXI el siglo de la ética.


(manifiesto de ACTTI)






Según la definición de la RAE, la ética es el «conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida».

Sería fácil pensar que traducir o interpretar signifique solamente un transvase lingüístico de una lengua a otra, una actividad donde el traductor o intérprete necesiten solamente unos buenos conocimientos de los dos idiomas, del ámbito temático en cuestión y excelentes habilidades de redacción.

No obstante, traducir se debe considerar también una actividad social. El contacto con diferentes personas, culturas e ideologías obliga el traductor o intérprete a tener que solucionar problemas y situaciones que pueden suponer un conflicto ético y moral, o bien entre las partes involucradas o bien consigo mismo.


LA ÉTICA

Aquí es donde entra en juego la ética personal y profesional que lo llevará a reflexionar si sus actos son moralmente aceptables teniendo en cuenta sus beneficios profesionales.

Sin duda pueden surgir situaciones en las que el profesional tiene que rechazar encargos porque entran en conflictos con sus ideas o sentimientos. Las ocasiones pueden ser numerosas y variadas: la venta de un producto que consideramos engañoso, una interpretación judicial donde sabemos que el acusado está mintiendo, un mitin de algún movimiento político extremista, una charla sexista o racista, explicarle a un paciente que tiene pocas esperanzas de vida.

Podemos seguir nuestros valores éticos y negarnos en traducir, y por ende difundir, ideas que nos repugnan personalmente y chocan con los valores de nuestra sociedad. Esta actitud por un lado iría en contra del derecho a la libertad de información de los otros ciudadanos y, por otro lado, hacerlo nos convertiría en cómplice de una situación inmoral o, como mínimo, incómoda.

Además, es fundamental que el traductor/intérprete tenga la libertad de elección y no sea juzgado por sus decisiones personales. Clamorosos fueron a principios de los años 90 los casos de los traductores de Versos satánicos de Salman Rushdie: el traductor italiano y japonés fueron acuchillados y este último falleció por las heridas.

En línea general el traductor o intérprete puede utilizar sus habilidades lingüísticas para, de algunas formas, suavizar el texto. Sin embargo, también está obligado a mantener un nivel de fidelidad al texto y no cambiarlo.

Si tomamos en cuenta el triángulo ético de la traducción


Fidelidad


Eficacia Responsabilidad


es evidente que tenemos que mantener un equilibrio entre la fidelidad al TO, la eficacia como profesionales de la lengua y la responsabilidad que conlleva el trabajo.


ÉTICA EN LA INTERPRETACIÓN

Sin embargo, ¿Qué sucede si ya hemos aceptado el encargo y el problema surge durante su cumplimiento? ¿Cómo debemos comportarnos si se nos presenta un conflicto de intereses? ¿En virtud de qué criterios debemos actuar?

Puesto que he elegido la interpretación como opción de estudio y ese es el campo en el que me gustaría trabajar, he elegido dar al trabajo este enfoque.

A pesar de mi experiencia como intérprete voluntaria en un centro de salud, lugar en el que pueden surgir conflictos, por suerte hasta ahora no me he visto en ninguna situación que me haya supuesto un problema ético o moral. Por lo tanto, para desarrollar este trabajo, he pedido la opinión de varios intérpretes profesionales.

Esta pequeña encuesta me ha confirmado que, dada la inmediatez de la situación, la forma de actuar de los profesionales es, en general, muy parecida. Los comentarios por lo general han sido:

« No se puede notar que no estamos de acuerdo»

«Hay que morderse la lengua»

«Cara de póker todo el rato»

«No puedes opinar»

No obstante, o quizás exactamente por el hecho de que los profesionales con quien he hablado no se dejan llevar por sus sentimientos, he elegido la historia de una interpretación hecha por una persona que no lo hace como profesión. Voy a relatarla en primera persona, con mis preguntas en color morado y las explicaciones teóricas en verde.

La entrevista fue televisada (ver enlace abajo), por ende, no existen cuestiones de confidencialidad. Sin embargo, por razones de privacidad, he omitido el nombre de la intérprete.


INTERPRETACIÓN DE UNA ENTREVISTA A REPRESENTANTES DE PARTIDOS POLÍTICOS

CONTEXTO GENERAL

El hecho ocurrió en diciembre 2018, cuando VOX gaño escaños en las elecciones de Andalucía. La noticia tuvo repercusiones a nivel internacional.

Vino el equipo de la RAI (la televisión pública italiana) con la intención de entrevistar a los exponentes de varios partidos políticos. Yo no soy intérprete profesional, un amigo me pasó el encargo con muy pocos días de antelación porque él no estaba disponible.

La tarea no era solo de interpretación, sino que también me ocupé de buscar los exponentes de varios partidos políticos. Enseguida puse mano a la obra, y conseguí varios contactos. En el caso de Vox fue complicado, se vieron inundados de peticiones y Francisco Serrano que había encabezado Vox en Andalucía se quitó del medio. A través de otro equipo de televisión, finalmente conseguí también una entrevista con María José Piñero Rodríguez, la actual presidenta provincial de Vox.


MI COSMOVISIÓN

Acepté el trabajo porque sabía que no iba a tener problemas con la terminología en cuanto me interesa la política, aunque más a nivel social; me considero una pacifista, feminista, ecologista, una luchadora por los derechos humanos, estoy involucrada en cualquier lucha que se me presente y en la que creo, y participo en los movimientos sociales.


LA ESCENA


Llegamos a la sede del partido Vox, un despacho diminuto. La periodista italiana, Anna Mazzone, estaba muy bien informada, entendía bastante el castellano, pero quería tener a un intérprete para asegurarse de que los entrevistados no pudieran mal interpretar lo que se estaba diciendo.


EL CONFLICTO ÉTICO: Normalmente, cada profesional tiene sus criterios de elección puesto que las ideologías no tienen validez universal. Además, a menos que no sea miembro de alguna asociación con su propio código deontológico, esta profesión no está regulada como puede ser la del médico o del abogado. Por ende, lo que el profesional tiende a seguir en este caso es la ética de las virtudes, la ética teleológica aristotélica según la cual una acción es éticamente correcta si hacerla fuera propio de una persona virtuosa. Se considera la finalidad, el resultado de nuestra acción, lo importante es el sujeto, si con una mentira puedo solucionar algo, entonces miento.

¿Cómo te sentiste considerando que tu forma de pensar puede chocar con algunas ideologías políticas?

Para mí fue todo muy violento, estaba en un estado de shock, no me podía creer que estaba justo allí, en la sede de Vox. No sabía qué hacer, adónde mirar. Me sentía como un pez fuera del agua. La situación era muy tensa. Mientras estaba interpretando me preguntaba a mí misma si era una buena idea mantener un contacto visual y por otro lado buscaba un apoyo, algún nivel de complicidad con la periodista italiana. Más se desarrollaba la entrevista, más me alteraba por todo lo que se estaba diciendo, lo que yo estaba interpretando.

Las preguntas y las respuestas eran muy directas y contundentes como, por ejemplo, la relación con el fascismo. Vox tenía preparada una lista de puntos que los otros partidos tenían que aceptar si querían crear una coalición. Cuando María José Piñero llegó a explicar el asunto de la derogación de la ley sobre la violencia de género y dijo “para nosotros la violencia no tiene género” me quería morir, estaba enfadadísima. Sin embargo, seguí con la tarea.

El triángulo de fidelidad, eficiencia y responsabilidad: Aunque se diga que todas las traducciones son manipulaciones, hay elementos que se pueden añadir, quitar o cambiar y otros que no. También se puede jugar con la ambigüedad, utilizar un tono de voz diferente, hacer pausas enfáticas, suavizar el contenido por ejemplo evitando insultos o palabrotas.

¿No pensaste, por ejemplo, en omitir información, o utilizar el lenguaje para suavizar lo que estaban diciendo?

Quizás debido al estado de shock, interpreté todo con la máxima fidelidad, eficiencia y responsabilidad. De todas formas, como he dicho, la periodista entendía el español, no podía inventarme nada, e interpretar, en ese momento, era mi trabajo.

Sin embargo, cuando más tarde hablamos con representantes de otros partidos políticos, la situación fue mucho más relajada y me dejé llevar por la afinidad ideológica. En un momento dado sabía que no estaban contando toda la verdad y me entrometí brevemente en la conversación para dar mi opinión sobre el asunto. Rápidamente me di cuenta de que eso no era mi rol y volví a mi papel de intérprete. No obstante, eso me creó un problema ético aún mayor, porque sabía que lo que estaban diciendo no correspondía a la realidad y no conseguí callarme.

Una forma de alejarse de la situación es hablar en tercera persona. También es una manera de dar más visibilidad al intérprete. ¿Tú cómo lo hiciste?

Efectivamente lo hice en tercera persona, en estilo indirecto.


EL PRINCIPIO DE LIBERTAD: Los códigos de varias asociaciones de traductores e intérpretes mencionan el principio de libertad según el cual tenemos la “Libertad de aceptar el cliente y el tema de traducción” o la facultad de “Negarse a dar al texto una interpretación impuesta que el traductor no aprueba” (ACTTI).

¿Habrías aceptado ese trabajo si hubieras sabido que iba a ser tan impactante? ¿Volvería a hacerlo?

Seguramente no lo hubiera aceptado si eran los de Vox que me iban a contratar. Fue muy violento estar allí, el ambiente era muy hostil. Me parecieron ideas peligrosas y personas sin la suficiente preparación para llevar a cabo las tareas a las que se enfrentan. Con los representantes de los otros partidos se notaba la experiencia y las habilidades en la retórica.

Por suerte la interpretación no es mi trabajo principal, no vivo de eso y me podría permitir el lujo de rechazar un encargo si no estoy conforme. Sin embargo, fue sin duda una experiencia muy interesante y me impactó la profesionalidad de los periodistas italianos.

[Puede hacer clic aquí para ver el reportaje de la RAI].


CONCLUSIONES

En esta profesión, como en otros aspectos de la vida, existen normas deontológicas con reglas establecidas, códigos teleológicos donde el fin justifica los medios o de relativismo ético, que sostiene que no existe una regla universal absoluta en la rectitud moral de la sociedad y que la actuación ética de un individuo depende o es relativa a la sociedad a la que pertenece.

Entonces, ¿a cuáles normas nos atenemos? Las normas existen para orientarnos sobre lo que debemos hacer, lo que es adecuado o inadecuado en una situación concreta y cómo debemos resolver los numerosos problemas que puedan surgir en nuestra actividad profesional.

Sin embargo, como hemos visto, la ética y principios morales están entre la urbanidad y la ley y son absolutamente subjetivos.

Cada persona que he entrevistado es un individuo único, las respuestas a la pregunta «Aceptaría un trabajo que va en contra de tu ética y principios morales?» han sido variadas:

«Si no me hace falta el dinero paso de hacer algo con que no estoy de acuerdo»

«Se puede aprender tanto de las cosas buenas que de las cosas malas»

«Si no lo hago yo lo hará otro y la situación no va a cambiar»

«Lo haría de todas formas porque es mi trabajo»


Por ende, la respuesta es, a menudo, «depende». Depende de cada individuo, del momento, del contexto, de la situación económica y de muchos otros factores a los que nos enfrentamos durante la vida.


Bibliografía:

ACTTI: «Código de ética» <https://www.actti.org/codigo/> [última consulta 19/04/2021]

Diccionario de la Real Academia Española: <www.rae.es> [última consulta 19/04/2021]

Fortea, Carlos: «La dimensión ética de la traducción. ¿hacia un código deontológico?» Centro Virtual Cervantes Universidad de Salamanca <https://cvc.cervantes.es/lengua/iulmyt/pdf/lengua_cultura/11_fortea.pdf > [última consulta 19/04/2019]

Kalina, Sylvia (2015): « Ethical Challenges In Different Interpreting Settings» MonTI 2, 63-86 <https://www.raco.cat/index.php/MonTI/article/view/312880/402991 > [última consulta 19/04/202]

Zakia, Ait Saadi (2018): «Traducir e interpretar: la ética por delante». Valencia: Universidad Internacional de Valencia <https://www.universidadviu.es/traducir-e-interpretar-la-etica-por-delante/> [última consulta 19/04/2021]

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

留言


bottom of page